martes, 20 de noviembre de 2012



Esta anécdota ocurrió hace algunos años y muestra lo que puede pasar si tienes la sana costumbre de llevarte así con tus amigas (aunque en realidad también estabamos hablando sin moderación de nuestra vida sexual, todo eso intercalado con manoseos. No veo el problema, ja ja ja).

No hay comentarios:

Publicar un comentario